Es sabido por todos que muchos ejecutivos pasamos varias horas sentados sobre una silla durante el desarrollo de nuestras actividades en la oficina, pero ¿sabemos si la silla que usamos es la adecuada para no presentar problemas en nuestra salud como fatiga muscular, circulación restringida, hinchazón, entumecimiento y dolor muscular?

De acuerdo a la agencia estadounidense “Occupational Safety and Health Administration”  (OSHA), hay que tener en cuenta varios criterios antes de elegir una silla ergonómica, entre estos tenemos:

  • El respaldar

Debe adaptarse a la curvatura natural de la columna vertebral, y proporcionar un soporte lumbar adecuado, es decir nos debe ayudar a mantener la curvatura natural en forma de S de la columna vertebral. También debe poseer un soporte lumbar regulable en altura y un ajuste que permite al usuario reclinarse por lo menos 15 grados de la vertical. El respaldar también debe poseer ajuste de bloqueo para proporcionar una resistencia adecuada al movimiento de la espalda baja.

 

  • El asiento

Debe ser cómodo y permitir a los pies descansar en el suelo o reposapiés.

La silla debe poseer un asiento amplio para lograr una comodidad de la totalidad de la cadera, así mismo el asiento debe ser acolchado y poseer un borde redondeado en “cascada”. Lo recomendable es que posea una altura regulable, especialmente cuando la silla es usada por más de un usuario, la altura de la silla es adecuada cuando toda la planta del pie puede descansar en el suelo, también se recomienda que la parte posterior de la rodilla este ligeramente más alta que el asiento de la silla.

  • Apoyabrazos

Deben poseer una altura de tal forma que los hombros se relajen y los codos se encuentren pegados al cuerpo. Así mismo, es preferible que estén hechos de un material suave y posean bordes redondeados, para evitar irritación en los nervios y vasos sanguíneos situados en el antebrazo, esta irritación puede generar dolor u hormigueo en los dedos, la mano y el brazo.

 

  • Base

La base de la silla debe ser resistente y poseer cinco patas con ruedas que permiten un fácil movimiento a lo largo del suelo, esto debido a que las sillas con cuatro o menos patas pueden proporcionar un apoyo inadecuado y son propensos a la inclinación, además una silla sin ruedas o con ruedas inadecuadas no proporciona un correcto desplazamiento lo que aumenta la flexión para acceder a los componentes presentes en el escritorio o puesto de labores, esto nos puede conllevar a aumentar la tensión y fatiga muscular; así mismo, hay que asegurarnos que las ruedas de la base de las sillas sean apropiadas al suelo de nuestro centro de trabajo.

 

FUENTE: Occupational Safety & Health Administration (OSHA)

© 2016 ArqStore "De todo en sillas de oficina" by Architec S.A.C.
Proudly powered by WordPress